Suscríbete a la

comunidad

de familias curiosas.

Nos gusta compartir todo lo que aprendemos para inspirar a otras familias que como nosotros quieren aprender y evolucionar.

    Bali se desintegra en plástico

    Si levantamos la alfombra en Bali, descubrimos una realidad medioambiental muy preocupante, la de la gestión de los residuos. El plástico es un problema real y grave de la isla de los dioses que muchas veces permanece oculto a ojos de los turistas. Veamos por qué, cómo podemos aportar nuestro granito de arena y posibles soluciones a esta situación.

     

    Habíamos escuchado algo sobre la marea de plásticos que cubre Bali, una de esas capas que no se muestran fácilmente a los turistas (clica aquí – link a Bali: ¿último paraíso en la tierra? – para leer más qué pasa cuando convertimos a Bali en formato Photoshop). Pero no fuimos plenamente conscientes de las dimensiones del problema hasta que vinimos a vivir aquí y empezamos a preguntarnos qué tipo de gestión de los residuos podíamos hacer y qué opciones brindaba la isla. 

     

    Aunque hayas viajado mucho, es inevitable que cuando empiezas a vivir en un lugar nuevo lo compares con hogares anteriores. En nuestro caso, a pesar que habíamos trotado por medio mundo y habíamos pasado en Bali largas temporadas, no fue hasta que nos asentamos que empezamos a ver las carencias que la isla paradisíaca tiene en cuanto a la gestión de residuos. El modelo está muy lejos de muchos países europeos o, por poner un ejemplo nuestro cercano, de Barcelona. La ciudad condal tiene un sistema de organización y gestión de residuos eficaz y que funciona desde hace muchos años. BCNeta hace un gran trabajo no solo de recolecta sino también de separación y reciclaje.

    Un mar de plásticos

    Por el contrario, Bali carece por completo de infraestructura pública de gestión de residuos. Hay alguna empresa privada que se encarga de la recolección, pero la frecuencia con que pasan no es muy estable. Esta falta de infraestructura conlleva un problema medioambiental muy grave, que se manifiesta especialmente durante la rainy season. En ocasiones, el mar se llena de plásticos y las playas paradisíacas se convierten en un vertedero. Todos los residuos que se han ido vertiendo a lo largo de todo el año, con las lluvias acaban en los ríos y de los ríos llegan a las playas y al mar. Así que en la temporada de lluvias, de octubre a marzo, Chema hay días que surfea olas y envases de plástico. Es muy muy triste. Evidentemente, esto conlleva muchos riesgos para el medio ambiente, para los animales, pero también para los humanos. En muchas zonas de la isla la gente aún sigue bañándose, lavando los platos y la ropa en el río, ya que muchas casas no disponen de agua corriente. 

     

    La importancia de la educación 

    Según nuestra experiencia, el problema (que parece una never-ending story) radica principalmente en la educación a la población. El tema es que hasta no hace mucho la mayoría de ‘envases’ que utilizaban los indonesios eran biodegradables. Esto es, hojas de banana, palma tejida o papel. La comida, las compras, la ropa, todo se envolvía (y en muchas partes se sigue envolviendo) en hojas o ‘paquetes’ naturales. Pero con la irrupción del plástico en el país, no ha habido un cambio de mentalidad para con los residuos. Esto implica que los indonesios y balineses tratan todos los desperdicios de la misma forma: tirándolos al suelo pensando que desaparecerán en algún momento como lo hacen las hojas. No hay consciencia colectiva del problema que supone tirar un plástico a la naturaleza. 

    El agua y las monodosis

    A esto se le añade que Indonesia aún no dispone de acceso universal a agua apta para beber, por lo que todo el mundo debe comprar agua. Esto se traslada en mil formas de envases de plástico, monodosis en vaso (muy baratas), botellas individuales, grandes y los gallons. Estos últimos son grandes botellas de agua, de 19 litros, presentes en la mayoría de casas, que se utilizan con un dispensador de agua. Los gallons son de plástico, pero la parte buena es que se reutilizan, cuando vas a comprar un gallon, si llevas al envase anterior te sale a mitad de precio y esto favorece la reutilización. 

     

    En general, no hay ningún tipo de consciencia del impacto y el riesgo que supone consumir envases de plástico de un solo uso. Son especialmente comunes los vasos de agua desechables de la marca Aqua (Danone). Y te preguntarás, ¿qué es un vaso de plástico con agua de usar y tirar?

    Este tipo de envases tienen mucha presencia en todas partes de Indonesia. En Bali se pueden ver por doquier, los indonesios y balineses hacen mucha vida fuera de casa, y estos vasos de usar y tirar se ven por todas partes: warungs (restaurantes), escuelas, oficinas del gobierno, pequeñas tiendas y, por supuesto, en ceremonias o celebraciones varias. Realmente es desolador ver restos de estos dichosos vasos por todas partes. 

     

    Pero el plástico no está solo presente en las botellas o vasos, sino que se hace un uso desproporcionado de bolsas de plástico y paquetes individuales de todo. Dentro de una caja de cartón, te encuentras mini paquetitos de todo. Las bolsas de patatas son ridículamente pequeñas. Hay monodosis de todo: café, aceite, chocolate… Esto es especialmente visible en las ofrendas, llenas de paquetitos de plástico con galletas, arroz… 

     

    Haz clic aquí para ayudar a que desaparezcan.

    La preocupante gestión de residuos en Bali

    La isla dispone de un servicio de recogida de residuos muy escaso y cuenta con 10 vertederos oficiales, que albergan la mitad de los desperdicios que se generan en la isla. La verdad es que casi no se ven camiones de basura y los contenedores o papeleras son muy escasos. Hay recogida más o menos regular en algunas zonas turísticas, pero no es lo habitual en gran parte de la isla. Algo que nos sorprendió al principio es que si estás en la calle y quieres tirar algo, lo más probable es que acabes carreteándolo por todas partes hasta llegar a casa si no quieres tirarlo al suelo. 

     

    El reciclaje es prácticamente inexistente, solo hay una empresa que se dedica a ello llamada Eco-Bali, y la mayoría de sus usuarios son expats, no conocemos a ningún local que la utilice. Esta empresa privada trabaja con usuarios a nivel individual y con hoteles, a través de una cuota mensual. El funcionamiento es que ellos proveen dos papeleras para separar papel de metal, plástico y vidrio y recogen los residuos semanalmente, comprometiéndose a tratarlos de la forma más ecológica posible.

     

    La práctica habitual para deshacerse de los residuos es, simplemente, tirarlos donde sea: al suelo, campo de al lado, la playa, el patio, la montaña, enterrarlos… Las laderas de los ríos y los bosques son uno de los lugares principales donde se acumulan los residuos. Un poco aplicando la máxima de ‘si no lo veo no existe’. La isla se ha convertido en un gran vertedero ilegal.

     

    Otra práctica muy habitual y muy nociva y enojante es la quema de residuos. A última hora de la tarde se alzan por todas partes columnas de humo de los restos de cualquier cosa quemados: hojas secas, restos de cultivos o árboles, pero también envases o residuos de todo tipo. Esto es muy nocivo para la salud, el ambiente contaminado por partículas puede provocar afecciones respiratorias, reacciones alérgicas y hasta obstrucción pulmonar y cáncer de pulmón. Siendo los más vulnerables niños y embarazadas.

     

    También nos choca mucho el inexistente valor que se da a los residuos orgánicos. Bali es una isla aún muy agrícola y fértil, en la que hay mucho cultivo y, como no, campos de arroz. Así pues, los residuos orgánicos podrían ser de gran utilidad como abono. Pero lo habitual es ver campos llenos de gallinas, cerdos o cabras comiendo, literalmente, residuos. Los animales se dejan sueltos en medio de restos de alimentos, plásticos, envases, vidrio… 

    Algunos datos

    Veamos las dimensiones del problema del plástico en contexto.

    En el mundo:

    • Cada minuto la gente compra 1.000.000 botellas de plástico. 
    • Cada segundo se tiran 1.500 botellas de plástico. 
    • De esa cantidad, solo el 9% se recicla. 
    • Esto significa que, cada día, 60 millones de botellas de plástico terminan en los vertederos. 
    • Cada año, una gran parte de esas botellas (exactamente 8 millones) termina en los océanos.
    • En 2050 la cantidad de plástico en nuestros océanos superará a la de peces.
    • Un millón de animales mueren cada año a causa del plástico en los mares y océanos, con un estimado de 150.000 toneladas de plástico vertidas en 2018…
    • Solo el 40% del plástico consumido en el mundo se utiliza en la creación de botellas de plástico, produciéndose más de 20.000 botellas por segundo en todo el mundo.
    • Para acabar de alarmarnos, tener en cuenta que el plástico tarda unos 450 años en descomponerse, por lo que desde que se inventó en 1860 no se ha eliminado completamente…
    • Para saber más, datos relevantes y fiables aquí

     

    En Indonesia y en Bali:

    • Indonesia es el segundo mayor contaminador marino de plástico del mundo, con toneladas de plástico que van al océano cada año. Para muestra un botón: aquí pez rana atrapado en uno de los vasos monodosis
    • Solo alrededor del 7-9% de los desechos plásticos de Bali se recolectan para su reciclaje.
    • Bali genera alrededor de 1,6 millones de toneladas de residuos cada año.
    • Alrededor de 303.000 toneladas de estos residuos son plástico.
    • Cada año, unas 33.000 toneladas de desechos plásticos se filtran a las vías fluviales de Bali.
    • Los turistas indonesios e internacionales generan más de tres veces de desperdicio que los residentes de Bali.
    • Bali tiene 10 vertederos oficiales, que manejan alrededor del 48% de los desechos de la isla.

     

    Un poco de luz al problema

    Aunque el problema es muy grave y necesita medidas urgentes, no todo es desesperanzador y hay algunas empresas y asociaciones haciendo una gran labor para revertir la situación. La solución de mayor impacto vendrá de hacer campañas de educación y proveer de los recursos necesarios a la comunidad local, poniendo de manifiesto la vital importancia de separar, reciclar y reusar. Otro de los puntos clave para tratar este asunto de raíz es gestionar la sobreocupación que ha tenido la isla en los últimos años, fomentando un turismo más responsable y poniendo límites a su capacidad.

     

    Algunas iniciativas que nos dan esperanza son:  

    • Campañas para limpiar playas. Hay iniciativas para recoger los residuos de las playas por toda la isla, por ejemplo en el colegio de Kai organizan distintas recogidas multitudinarias. 
    • Botellas rellenables. Nosotros tenemos nuestra Closca, marca para la que colaboramos y con la que nos sentimos super alineados. Cada vez hay más puntos en la isla para rellenar las botellas. 
    • Dejar de comprar plástico. No consumir cosas que vengan en plástico. 
    • Utilizar envases reusables. Hay una marca aquí en Bali que nos encanta y que se ha convertido en nuestra aliada: Ibubumi
    • Pajitas y cubiertos de bambú. Nuestro amigo Diego tiene esta empresa que lo pone muy fácil: Bali Boo Naturals
    • Comprar a granel. Cada vez más tiendas de productos en bulk, para evitar envases como Zero Waste Bali
    • Jabones y cosmética en pastilla. Hay mucha tradición en la isla de hacer cosmética de plantas y productos naturales que no necesitan ser empaquetados en plástico. Busca y encontrarás un montón de marcas e individuales que lo hacen. 
    • Pequeñas iniciativas a título individual. Por ejemplo, las personas que hacen jamu (si no lo has probado, ¡no puedes perderte la bebida saludable estrella del país!) siempre reutilizan las botellas de vidrio en las que envasan el néctar de cúrcuma. 
    • Recoger basura. Siempre que puedas, recoge los residuos, donde sea. Por ejemplo, hay bolsas especiales para recoger basura del mar cuando hacemos diving, surf, snorkel o simplemente nos bañamos: trshbg
    • Colaborar con asociaciones locales. Hay muchas Yayasan (o ONGs) que hacen labores en este sentido. Algunas son: 
      • Mudfish No Plastic: su foco está puesto en el futuro del país, es decir los niños de comunidades locales. Hacen workshops con música y pintura en escuelas y banjars, para explicarles a los niños la importancia de no usar plásticos de un solo uso y las consecuencias que tiene para el medio ambiente, recalcando cómo afecta a los animalitos.
      • Plastic Exchange Bali: aplican una campaña muy efectiva para involucrar a la comunidad local. Ofrecen arroz a cambio de plástico. Cuando la iniciativa se lanzó, en solo 4 días recolectaron 1 tonelada de plástico, alimentando a unas 300 personas. 
      • Bye Bye Plastic Bags: esta asociación de jóvenes locales y expats (según Forbes uno de los proyectos emprendedores sociales más relevantes de 2020 en Asia) se centra en explicar la importancia de dejar de usar bolsas de plástico. Su labor influyó en la decisión del gobierno de Bali de prohibir todos los plásticos de un solo uso en 2018.

     

    Post a Comment

    g

    Praesent varius augue urna, ut scelerisque augue lobortis eget. Fusce eros diam, finibus eget quamPraesent varius augue urna, ut scelerisque augue lobortis eget. Fusce eros diam.

    Follow Us
    Ig. Fb. Tw.